jueves, 25 de junio de 2009

Este domingo el Papa presidirá clausura del Año Paulino

La Oficina de Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice dio a conocer que el Papa Benedicto XVI presidirá este domingo 28 de junio las Vísperas de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, en ocasión de la clausura del Año Paulino en la Basílica de San Pablo de Extramuros.
Asimismo, explica el breve comunicado, el lunes 29 de junio, el Santo Padre presidirá en la Basílica de San Pedro la Eucaristía con los nuevos arzobispos metropolitanos a quienes impondrá el palio.VATICANO, 23 Jun. 09 / 09:31 am. (Tomado de aciprensa.com).

El próximo, lunes 29 de junio, Solemnidad de los Santos Apóstoles, Pedro y Pablo, Benedicto XVI presidirá, a las 9.30 de la mañana, en la basílica Vaticana, la concelebración de la Eucaristía con algunos arzobispos metropolitanos, a los cuales impondrá el sagrado Palio ante la Confesión del Apóstol Pedro.Los arzobispos que lo recibirán son treinta y cuatro, entre los cuales:- tres de México: Mons. Domingo Díaz Martínez, arzobispo de Tulancingo, Mons. Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla de Los Ángeles y Mons. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla.- dos arzobispos de España: Mons. Carlos Osoro Sierra; de Valencia y Mons. Braulio Rodríguez Plaza, de Toledo. - uno respectivamente de Colombia, Mons. Ismael Rueda Sierra, arzobispo de Bucaramanga; Venezuela, Mons. Manuel Felipe Díaz Sánchez, arzobispo de Calabozo y El Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador.
Recordamos que el palio es un ornamento del Papa y de los arzobispos metropolitanos. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, de la que se destacan seis cruces de bordadas en seda negra. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión.Se supone que su origen se remonta a la imitación del omophorion griego, ornamento que desde principios del siglo V llevaban los obispos de Oriente como emblema de su dignidad y oficio pastoral, simbolizando la oveja que va sobre los hombros del Buen Pastor. En Occidente, en cambio, fue ornamento propio del Sumo Pontífice desde el siglo V.
Originariamente, el palio consistía en una pieza de vestidura que se replegaba a manera de banda, pero a partir del siglo VI, tomó la forma de cinta, y desde el IX al X se le dio una forma casi idéntica a la actual, con las seis cruces negras a partir del siglo XV.Recordamos asimismo que el palio se confecciona con la lana de los corderos que el Papa bendice en la fiesta de Santa Inés, el 21 de enero, en una capilla del Palacio Apostólico.
El emblema de Santa Inés es un cordero, por la similitud de su nombre en latín “Agnes”, con la palabra cordero en latín “agnus”. En esa ocasión le presentan al Papa dos corderos adornados uno con flores blancas –que simboliza la virginidad de Santa Inés- y el otro con flores rojas –que simboliza su martirio-. Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, en la Vía Nomentana de Roma, donde está enterrada la santa, y son criados por los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes. Posteriormente, los palios son confeccionados por las religiosas benedictinas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada. Luego se los coloca en un cofre sobre la tumba de San Pedro en la Basílica Vaticana, y en la Misa de la fiesta de San Pedro y San Pablo, es decir el próximo 29 de junio, son bendecidos y entregados solemnemente por el Papa a los nuevos arzobispos nombrados durante el año. Cuando el Papa no puede hacer personalmente la entrega del palio le corresponde al cardenal Protodiácono, el mismo que anuncia a la Ciudad y al Mundo la elección de un nuevo Papa.
El Santo Padre, Benedicto XVI ha decidido usar un palio muy similar a los que se usaban antes del siglo X, con cinco cruces rojas que recuerdan las cinco llagas de Cristo.

miércoles, 24 de junio de 2009

Presentan Oración del Papa Benedicto XVI para el Año Sacerdotal

La Santa Sede dio a conocer la oración que el Papa Benedicto XVI ha compuesto para el Año Sacerdotal que el Pontífice inauguró el pasado viernes 19 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y Jornada de Santificación Sacerdotal, y que conmemora el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, el Cura de Ars.
A continuación, el texto de la oración:

"Señor Jesús
En San Juan María Vianney Tú has querido dar a la Iglesia la imagen viviente y una personificación de tu caridad pastoral.
Ayúdanos a bien vivir en su compañía, ayudados por su ejemplo en este Año Sacerdotal.
Haz que podamos aprender del Santo Cura de Ars delante de tu Eucaristía; aprender cómo es simple y diaria tu Palabra que nos instruye, cómo es tierno el amor con el cual acoges a los pecadores arrepentidos, cómo es consolador abandonarse confidencialmente a tu Madre Inmaculada, cómo es necesario luchar con fuerza contra el Maligno.
Haz, Señor Jesús, que, del ejemplo del Santo Cura de Ars, nuestros jóvenes sepan cuánto es necesario, humilde y generoso el ministerio sacerdotal, que quieres entregar a aquellos que escuchan tu llamada.
Haz también que en nuestras comunidades –como en aquel entonces la de Ars– sucedan aquellas maravillas de gracia, que tu haces que sobrevengan cuanto un sacerdote sabe 'poner amor en su parroquia'.
Haz que nuestras familias cristianas sepan descubrir en la Iglesia su casa –donde puedan encontrar siempre a tus ministros– y sepan convertir su casa así de bonita como una iglesia.
Haz que la caridad de nuestros Pastores anime y encienda la caridad de todos los fieles, en tal manera que todas las vocaciones y todos los carismas, infundidos por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados.
Pero sobre todo, Señor Jesús, concédenos el ardor y la verdad del corazón a fin de que podamos dirigirnos a tu Padre celestial, haciendo nuestras las mismas palabras, que usaba San Juan María Vianney:
'Te amo, mi Dios, y mi solo deseo
es amarte hasta el último respiro de mi
vida.
Te amo, oh Dios infinitamente amable,
y prefiero morir amándote
antes que vivir un solo instante si amarte.
Te amo, Señor, y la única gracia que te pido
es aquella de amarte eternamente.
Dios mío, si mi lengua
no pudiera decir que te amo en cada instante,
quiero que mi corazón te lo repita
tantas veces cuantas respiro.
Ti amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mí,
y me tienes acá crucificado por Ti.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
y sabiendo que te amo'. Amén.

Tomado: Aciprensa.com

Es de Gran alegría para muchos de nosotros el Saber que ya se posee una oración especial para orar por los Sacerdotes en este Año Santo Sacerdotal, y no solo este año si no siempre para que perseveren en el servicio a Dios a través del prójimo.

Cabe destacar que todo lo que el Santo Padre esta realizando lo hace con la guia del Espíritu Santo, y que lo que busca es mantener la Fe viva de la Iglesia, y la confianza de los fieles en los Sacerdotes.

Identificarse totalmente con Cristo, pide el Papa a presbíteros en Año Sacerdotal


Al referirse hoy en la Audiencia General de los miércoles al Año Sacerdotal que inauguró el pasado 19 de junio, el Papa Benedicto XVI resaltó que los presbíteros, a ejemplo de San Juan María Vianney y San Pablo, deben identificarse totalmente con Cristo, renovando además su aspiración a la perfección espiritual.
El Pontífice explicó las razones por las que ha querido celebrar este especial Año Sacerdotal, en ocasión del 150 aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, "que aparentemente no hizo nada de extraordinario". "La Providencia divina ha hecho que su figura se uniese a la de San Pablo. (...) Si los dos santos siguieron caminos muy diferentes,(...) existe sin embargo una cosa fundamental que los une: su identificación total con el propio ministerio, su comunión con Cristo", añadió.
Seguidamente el Santo Padre señaló que "el objetivo de este Año Sacerdotal es renovar en cada uno de los presbíteros la aspiración a la perfección espiritual, de la que depende en gran medida la eficacia de su ministerio. Asimismo, esta iniciativa servirá para ayudar a los sacerdotes y a todo el Pueblo de Dios a volver a descubrir y reforzar la conciencia del don de gracia extraordinario e indispensable que supone el ministerio ordenado para quien lo ha recibido, para toda la Iglesia y para el mundo, que sin la presencia real de Cristo estaría perdido".
Para el Papa "en un mundo en el que la visión común de la vida comprende cada vez menos lo sagrado, donde la 'funcionalidad' es la única y decisiva categoría, la concepción católica del sacerdocio podría correr el riesgo de perder su consideración natural, a veces incluso dentro de la conciencia eclesial".
Benedicto XVI precisó luego que existen actualmente dos concepciones del sacerdocio, "que en realidad no se contraponen: una social-funcional que define la esencia del sacerdocio con el concepto de 'servicio' y otra sacramental-ontológica, que (...) considera que el ser ministro está determinado por un don concedido por el Señor a través de la mediación de la Iglesia, cuyo nombre es sacramento".
Tras preguntarse "¿qué significa evangelizar para los sacerdotes y en qué consiste el primado del anuncio?", el Papa resaltó que "el anuncio coincide con la persona misma de Cristo; (...) el presbítero no se puede considerar 'dueño' de la palabra, sino siervo".
"Sólo la participación en el sacrificio de Cristo, en su 'chenosi', (...) y la obediencia dócil a la Iglesia, hace auténtico el anuncio. El sacerdote es siervo de Cristo, en el sentido de que su existencia, configurada a El ontológicamente, asume un carácter esencialmente relacional: es 'in' Cristo, 'per' Cristo y 'con' Cristo al servicio de los seres humanos. Precisamente porque pertenece a Cristo, el presbítero está totalmente al servicio de ellos", explicó el Santo Padre.
Finalmente el Papa expresó su deseo de que "el Año Sacerdotal lleve a todos los sacerdotes a identificarse totalmente con Cristo crucificado y resucitado, para que a imitación de San Juan Bautista, de quien hoy celebramos la natividad, estén dispuestos a 'disminuir' para que Él crezca, y así, siguiendo también el ejemplo del Cura de Ars, perciban constantemente y en profundidad la responsabilidad de su misión, que es signo y presencia de la misericordia infinita de Dios".
VATICANO, 24 Jun. 09 / 09:33 am
tomado de aciprensa.com

Este llamado de conciensia, al que el Santo Padre ha realizado a los Sacerdotes, es de caracter importantisimo para la mejor vivencia de la Fe y Espiritualidad cristiana; vemos el ejemplo que nos comenta el Santo Padre en su mensaje. "Los Sacerdotes deben de tener una prefiguracion con Cristo Sacerdote eterno y unico".

Y como lograrlo sino a través del fortalecimiento de sus espiritualidad, tomando el ejemplo de Santidad de estos dos hombres de Dios como lo fueron: San Pablo, Apostol de los gentiles y el Santo Crua de Ars, que como Bien cita el Papa: "No hizo cosas extraordinarias en su vida como las de San Pablo" pero se esforzo por llevar a Dios a ese pueblo donde abundaba el pecado y no se dio por vencido hasta llevar el mensaje del evangelio a todos los habitantes del lugar.

Pidamos a estos dos hombres de Fe como son: San Pablo y San Juan Mª Vianney que intercedan ante Dios por Todo el Pueblo Sacerdotal para que El, Tenga Misericordia de ellos y los fortalezca para seguir en el camino emprendido.

jueves, 18 de junio de 2009

``El discípulo amado´´



San Juan apóstol y evangelista autor del cuarto evangelio, a quien se distingue como el discípulo amado, era un judío de Galilea, hijo de zebedeo y hermano de Santiago el mayor.


El propio Jesucristo les puso a Juan y a Santiago el sobrenombre ``Hijos del trueno´´ aunque no se sabe si lo hizo como una recomendación o bien a causa de su temperamento.


Se dice que Juan era el mas joven de los apóstoles y que sobrevivió a todos los demás. es el único apóstol que no murió martirizado. A causa de su fe y por permanecer hasta los últimos momentos del señor quedo al cuidado de María la madre de Jesús.


su fiesta se celebra el 27 de diciembre y su ÉTIMO. Juan: ´´Dios es misericordioso´´.

Insignias Episcopales

Mitra: Es la prenda de tela para la cabeza, alta y apuntada que visten los obispos en las grandes solemnidades y en las misas. Hasta el siglo X, era una simple banda de oro con la que los obispos se ceñían la cabeza; ahora es una especie de gorro con dos picos en la parte superior y dos tiras de la misma tela que cuelgan por la espalda. Es un ornamento de honor y una señal de poder.

Báculo: Es el símbolo más antiguo de la autoridad y, en el Obispo, proclama al padre, al juez y al pastor.

Casulla: Es la vestidura que se pone el obispo sobre las demás prendas. Consiste en una pieza alargada con una abertura en el centro para pasar la cabeza. Es el símbolo de caridad, que hace dulce y suave el yugo de Jesucristo.
Se usan en diferentes colores:
Blanco: Representa las fiestas y solemnidades.
Verde: Se utiliza en tiempo ordinario.
Rojo: Representa las fiestas de los mártires y misas especiales de los santos mártires.
Morado: Para la Semana Santa y cuaresma, así como para la misa de difuntos.

Alba: Es una amplia túnica que cubre al celebrante de arriba a abajo y se sujeta a la cintura con un cíngulo, simboliza la pureza del corazón que el sacerdote ha de llevar al altar.

La casulla y el alba es una vestimenta tanto de los Obispos como de los Presbiteros

Insignias propias del Sumo Pontífice
La Sotana Blanca.
La Banda de Seda Blanca, adornada con el Escudo Papal.
El Solideo Blanco en la cabeza.
El Anillo del Pescador. (Pastor Supremo de la Iglesia).
El Pectoral. (Un crucifijo de oro en el pecho, sobre la Sotana Blanca).
La Capa Roja.
Las Sandalias color Vino.
La tiara: Mitra alta ceñida por 3 coronas. (después del concilio vaticano II quedo en desuso)

aciprensa.com

la fragilidad de los sacerdotes

Los sacerdotes recordemos que son hombres de Dios y criaturas de el por ello cada vez que sale de nuestra tierra un nuevo Sacerdote es solo por la voluntad de Dios padre, Padre que se muestra antes sus hijos como un Padre amoroso y misericordioso tanto así que muestra su gran cariño otorgándonos dones, dones que debemos saber utilizarlos y no esconderlos o apoderarnos de El. son obsequio que el nos dio y que también no los puede quitar el no da cosas sino encuentra a nuestro alcance mas bien nos da para que trabajemos para el pero no como esclavos sino como mayordomos trabajo que hacemos para el crecimiento de la Iglesia y de nuestro Reino.

El Sacrificio


El sacrificio es un mensaje de reflexión para cada una de las personas que de una u otra manera buscan mantener un dialogo amoroso con Dios; Dándonos a conocer que todo sacrificio de Fe, Esperanza, Dialogo, Amor, Comprensión nos permite analizar el llamado de Dios a ser fieles en nuestro camino

El amor de Dios es impresionante , no vale la pena vivir sin naufragar en las profundidades de su amor. Amar es esperarlo todo, soportarlo todo, vivirlo todo, sufrirlo todo y solo podemos amar si alguien que posee realmente no los comparte.

El Santo Rosario.




El Santo Rosario.



El Santo Rosario (del latín rosarium «rosal») es un rezo tradicional católico, que conmemora veinte "misterios" de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, recitando después de cada uno un Padre nuestro, diez Ave María y un gloria.

También se llama "rosario" a la sarta de cuentas que se utiliza para rezar el Santo Rosario. Las cuentas están separadas cada diez por otras de distinto tamaño y la sarta está unida por sus dos extremos a una cruz.

El santo rosario se ofrece a la Santísima Virgen María: para pedir su intersección ante Jesús Nuestro Señor, cabe destacar que el rosario es una practica muy antigua en la Iglesia Católica, que data del año, 800 después de Cristo, En los monasterios se suelen recitar los 150 salmos en la Liturgia de las Horas, pero a los fieles que no eran sacerdotes ni monjes, al no poder seguir esta devoción (porque en su mayoría no sabía leer) se les enseñó una práctica más sencilla: la de recitar 150 avemarías. Esta devoción tomó el nombre de "el salterio de la Virgen".y que se ha mantenido en el tiempo.
Fue la batalla de Lepanto la que causó que la Iglesia le diera una fiesta anual al rezo del Rosario, ya que el papa San Pío V atribuyó la victoria de los cristianos sobre los turcos a la intercesión de la Virgen María mediante el rezo del Rosario. La fiesta fue instituida el 7 de octubre. Primero se la llamó "Nuestra Señora de las Victorias", pero el papa Gregorio XIII la cambió por la fiesta de "Nuestra Señora del Rosario".
En Fátima (Portugal), en 1917, un grupo de niños alegó haber experimentado una aparición de la Virgen María, quien les habría revelado que cada vez que se reza un Ave María es como si se le ofreciera una rosa, de tal suerte que cada Rosario completo sería una corona de rosas (concepto que había sido mencionado tiempo atrás por San Luis María Grignion de Montfort en su obra Secreto admirable del Santo Rosario).

El 16 de octubre de 2002, el Papa Juan Pablo II promulgó la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, en la que aprobó que se añadieran cinco nuevos Misterios al Rosario, los misterios luminosos, según se describe más abajo. La introducción de estos Misterios ha sido la única reforma sustancial en este rezo después de varios siglos.

Hoy en Día existen Existen, además, diversos modos de rezarlo que varían según la forma de
meditación, las oraciones que se añaden al rezarlo y hasta la motivación de la oración misma. Así existe el «rosario misionero», el «rosario de las familias», Rosario de Liberación, Rosario de las Vocaciones. entre otros.

El tesoro escondido



Parábola
El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un terreno. Un hombre encuentra el tesoro, y lo vuelve a esconder allí mismo; lleno de alegría, va y vende todo lo que tiene, y compra ese terreno. (Mt. 13.44)
Reflexión:
El reino esta escondido porque nuestros ojos no lo quieren ver, no es que Dios tenga predilección por algunos el desea la salvación de todos los hombres; pero debido al pecado original, con la desobediencia de nuestros padres las potencias del hombre hecho a imagen y semejanza de Dios: Mente, corazón y voluntad fueron inclinados al mal.
Este tesoro que es La Verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres, esta escondido en un Terreno que los expertos en exégesis bíblica denominan como la Iglesia la cual sostiene y defiende la verdad (1Tm 3.15).
La parábola nos cuenta algo que en la historia hemos podido constatar, quien encuentra el tesoro escondido (Jesús), primero se llena de gran alegría y gozo espiritual ya que su vida ha adquirido un nuevo horizonte, todo tiene sentido hasta el dolor y la muerte a los que el hombre teme tanto. Y en segundo lugar nos narra la parábola que va y vende todo lo que tiene y compra ese terreno.
¿Qué es lo ha hecho que tantos hombres y mujeres en la historia abandonaran sus antiguos ideales para seguir a Cristo? San Francisco dejando su riqueza asumió la más dura pobreza por amor a Dios, Santa Teresa dejó sus deseos de misión para encerrarse en un convento y tras las rejas de la más dura clausura a la que ella libremente aceptaba se declarara la mujer más feliz del mundo, la madre Teresa de Calcuta renunció a la cómoda vida de profesora en un internado para buscar a Jesús en los pobres más pobres de Calcuta.
¿Cuál será el brillo de ese tesoro al que nadie puede resistirse? Solo quien ha tenido una experiencia con el Resucitado puede comprender su hermosura y su valor. Hoy son muchos los hombres que lo han encontrado, pero muchos más los que ni siquiera saben que existe.

pensamiento de un seminarista


el llegar aun seminario significa tener un poco claro lo que es tener al senor en nuestras vidas y con esto darle un significado de paz y consuelo en nuestro corazon al decender el camino de la vida con todos sus altibajos. significa que podemos estar plenamente convencido, sin duda alguna, de que te dara la fuerza de soportar cualquier cosa que nos suceda y que asi aprendamos que de experiencias amargas saldremos resforzado, siginfica tener la seguridad de que no hay dificultad que pueda sucederte que tu y El, uniendo fuerzas, no podias enfrentar y al final conquistar. Apesar de las lagrimas, del dolor y de los malos tiempos que conocistes y que sin duda volveran de vez en cuando, tu sabes que el esta presente en todo y que las cosas acabaran siempre por areglarse. Aunque todas estas bendiciones son escensiales para nuestra existencia diaria en la tierra, son pequenas cuando las comparas con la promesa de pasar la eternidad en su presencia.

por eso lo que debe significar para nosotros estar dentro de un seminario es conocer la bendita esperanza del futuro y la gloriosa promesa del paraiso que el ha preparado para nosotros.

La amistad


Quiero comenzar mi comentario dando gracias a Dios y también a mis amigos de toda la vida que de una u otra forma siempre han mantenido una confianza depositada en mi y yo en ellos, como lo es la amistad de mis padres, siempre los he considerado mis amigos porque ambos me han demostrado que están a mi lado no por lo que tengo sino por lo que soy.

Cuando una persona llega a ocupar ese lugar en nuestra vida, podemos sentir sus emociones, tristezas alegrías, etc. Sentimos que el siempre esta ocupando un lagar especial en nuestra vida.

Cuando existe una verdadera “AMISTAD” en algunos momentos debemos llegar a pensar que esa persona nos ha dejado de querer por el simple hecho de que te confronta y te deja las cosas bien claras. O sea decirte: esto esta mal, no me gusto lo que hiciste, sabes que no era la mejor manera de hacerlo.

Pero también es la que te acompaña en todos los momentos de tu vida, en los mejores y en los peores, en las buenas y en las malas. Y sabes que el siempre estará allí para cuando lo necesites.

También quiero invitarte a ser esta pequeña lectura bíblica: Eclesiástico: 6,5-17

La verdadera y la falsa amistad
Las palabras dulces multiplican los amigos y un lenguaje amable favorece las buenas relaciones. Que sean muchos los que te saludan, pero el que te aconseja, sea uno entre mil. Si ganas un amigo, gánalo en la prueba, y no le des confianza demasiado pronto. Porque hay amigos ocasionales, que dejan de serlo en el día de aflicción. Hay amigos que se vuelven enemigos, y para avergonzarte, revelan el motivo de la disputa. Hay amigos que comparten tu mesa y dejan de serlo en el día de la aflicción.
Mientras te vaya bien, serán como tú mismo y hablarán abiertamente con tus servidores; pero si te va mal, se pondrán contra ti y se esconderán de tu vista. Sepárate de tus enemigos y sé precavido con tus amigos. Un amigo fiel es un refugio seguro: el que lo encuentra ha encontrado un tesoro.Un amigo fiel no tiene precio, no hay manera de estimar su valor. Un amigo fiel es un bálsamo de vida, que encuentran los que temen al Señor. El que teme al Señor encamina bien su amistad, porque como es él, así también será su amigo.

Año Sacerdotal debe promover renovación interior de todos los sacerdotes, explica el Papa


A Ejemplo del Santo Cura de Ars.

Año Sacerdotal debe promover renovación interior de todos los sacerdotes, explica el Papa.


En una extensa y personal carta dirigida a los presbíteros del mundo en ocasión del inicio este viernes 19 de junio del Año Sacerdotal convocado en el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, Patrono de los Párrocos, el Papa Benedicto XVI resaltó que este tiempo debe promover "el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo".
En el texto dado a conocer hoy en inglés, francés, español, italiano, alemán, portugués y polaco, el Santo Padre recordó como "'el Sacerdocio es el amor del corazón de Jesús', repetía con frecuencia el Santo Cura de Ars. Esta conmovedora expresión nos da pie para reconocer con devoción y admiración el inmenso don que suponen los sacerdotes, no sólo para la Iglesia, sino también para la humanidad misma".
Seguidamente Benedicto XVI señala que esta expresión del Santo Cura de Ars "evoca también la herida abierta en el Corazón de Cristo y la corona de espinas que lo circunda. Y así, pienso en las numerosas situaciones de sufrimiento que aquejan a muchos sacerdotes, porque participan de la experiencia humana del dolor en sus múltiples manifestaciones o por las incomprensiones de los destinatarios mismos de su ministerio: ¿Cómo no recordar tantos sacerdotes ofendidos en su dignidad, obstaculizados en su misión, a veces incluso perseguidos hasta ofrecer el supremo testimonio de la sangre?"
Al referirse luego de las infidelidades de algunos de los ministros de la Iglesia, el Santo Padre precisa que en estos casos "es el mundo el que sufre el escándalo y el abandono. Ante estas situaciones, lo más conveniente para la Iglesia no es tanto resaltar escrupulosamente las debilidades de sus ministros, sino renovar el reconocimiento gozoso de la grandeza del don de Dios, plasmado en espléndidas figuras de Pastores generosos, religiosos llenos de amor a Dios y a las almas, directores espirituales clarividentes y pacientes".
"Queridos hermanos en el Sacerdocio, pidamos al Señor Jesús la gracia de aprender también nosotros el método pastoral de San Juan María Vianney. En primer lugar, su total identificación con el propio ministerio. En Jesús, Persona y Misión tienden a coincidir: toda su obra salvífica era y es expresión de su 'Yo filial', que está ante el Padre, desde toda la eternidad, en actitud de amorosa sumisión a su voluntad".
Centralidad de la Reconciliación
Benedicto XVI resalta después que "los sacerdotes no deberían resignarse nunca a ver vacíos sus confesonarios ni limitarse a constatar la indiferencia de los fieles hacia este sacramento. En Francia, en tiempos del Santo Cura de Ars, la confesión no era ni más fácil ni más frecuente que en nuestros días, pues el vendaval revolucionario había arrasado desde hacía tiempo la práctica religiosa. Pero él intentó por todos los medios, en la predicación y con consejos persuasivos, que sus parroquianos redescubriesen el significado y la belleza de la Penitencia sacramental, mostrándola como una íntima exigencia de la presencia eucarística".
"Supo iniciar así un 'círculo virtuoso'. Con su prolongado estar ante el sagrario en la Iglesia, consiguió que los fieles comenzasen a imitarlo, yendo a visitar a Jesús, seguros de que allí encontrarían también a su párroco, disponible para escucharlos y perdonarlos", añade.
Seguidamente el Papa destaca cómo "el Cura de Ars consiguió en su tiempo cambiar el corazón y la vida de muchas personas, porque fue capaz de hacerles sentir el amor misericordioso del Señor. Urge también en nuestro tiempo un anuncio y un testimonio similar de la verdad del Amor: 'Deus caritas est' (1 Jn 4, 8)".
"Con la Palabra y con los Sacramentos de su Jesús, Juan María Vianney edificaba a su pueblo, aunque a veces se agitaba interiormente porque no se sentía a la altura, hasta el punto de pensar muchas veces en abandonar las responsabilidades del ministerio parroquial para el que se sentía indigno. Sin embargo, con un sentido de la obediencia ejemplar, permaneció siempre en su puesto, porque lo consumía el celo apostólico por la salvación de las almas".
Consejos evangélicos
El Cura de Ars, subraya luego Benedicto XVI, "supo vivir los 'consejos evangélicos' de acuerdo a su condición de presbítero. En efecto, su pobreza no fue la de un religioso o un monje, sino la que se pide a un sacerdote: a pesar de manejar mucho dinero (ya que los peregrinos más pudientes se interesaban por sus obras de caridad), era consciente de que todo era para su iglesia, sus pobres, sus huérfanos, sus niñas de la 'Providence', sus familias más necesitadas".
"También su castidad era la que se pide a un sacerdote para su ministerio. Se puede decir que era la castidad que conviene a quien debe tocar habitualmente con sus manos la Eucaristía y contemplarla con todo su corazón arrebatado y con el mismo entusiasmo la distribuye a sus fieles. Decían de él que 'la castidad brillaba en su mirada', y los fieles se daban cuenta cuando clavaba la mirada en el sagrario con los ojos de un enamorado".
En cuanto a la obediencia, precisa el Santo Padre, en San Juan María Vianney esta quedó plasmada "totalmente en la entrega abnegada a las exigencias cotidianas de su ministerio. Se sabe cuánto le atormentaba no sentirse idóneo para el ministerio parroquial y su deseo de retirarse 'a llorar su pobre vida, en soledad'. Sólo la obediencia y la pasión por las almas conseguían convencerlo para seguir en su puesto".
"En el contexto de la espiritualidad apoyada en la práctica de los consejos evangélicos, me complace invitar particularmente a los sacerdotes, en este Año dedicado a ellos, a percibir la nueva primavera que el Espíritu está suscitando en nuestros días en la Iglesia, a la que los Movimientos eclesiales y las nuevas Comunidades han contribuido positivamente. 'El Espíritu es multiforme en sus dones... Él sopla donde quiere. Lo hace de modo inesperado, en lugares inesperados y en formas nunca antes imaginadas... Él quiere vuestra multiformidad y os quiere para el único Cuerpo'".
"Quisiera añadir además, en línea con la Exhortación apostólica 'Pastores dabo vobis' del Papa Juan Pablo II, que el ministerio ordenado tiene una radical 'forma comunitaria' y sólo puede ser desempeñado en la comunión de los presbíteros con su Obispo. Es necesario que esta comunión entre los sacerdotes y con el propio Obispo, basada en el sacramento del Orden y manifestada en la concelebración eucarística, se traduzca en diversas formas concretas de fraternidad sacerdotal efectiva y afectiva. Sólo así los sacerdotes sabrán vivir en plenitud el don del celibato y serán capaces de hacer florecer comunidades cristianas en las cuales se repitan los prodigios de la primera predicación del Evangelio".
Tras recordar la especial piedad mariana de San Juan María Vianney, el Pontífice resalta al concluir la carta que "la fe en el Maestro divino nos da la fuerza para mirar con confianza el futuro. Queridos sacerdotes, Cristo cuenta con vosotros. A ejemplo del Santo Cura de Ars, dejaos conquistar por Él y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz", concluye el Papa.
Para leer la carta completa puede ingresar a:

Análisis de la parábola del juicio final


Mateo 25,31-46
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- 31Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria 32y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de las cabras.
33Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
34Entonces dirá el rey a los de su derecha:
«Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
35Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, 36estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme».
37Entonces los justos le contestarán:
«Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; 38¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; 39¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»
40Y el rey les dirá:
«Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis».
41Y entonces dirá a los de su izquierda:
«Apartaos de mí, malditos; id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, 43fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis».
44Entonces, también éstos contestarán:
«Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel y no te asistimos?»
45Y él replicará:
«Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo».
46Y éstos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna.


Análisis:


El discurso escatológico que nos narra el fin del mundo y la separación de buenos y malos, el evangelista mateo en el texto 25-31 nos narra el juicio final, el ultimo momento de nuestros días en la tierra, en el cual no hace ver lo pasajero que es nuestra vida.

Dice que DIOS separara a las ovejas de los cabritos, las ovejas representan las personas mansas y humildes de corazón que escuchan la palabra de Dios y la ponen en practica y que están llamados a disfrutar del gozo eterno, por otra parte los cabritos son los renuentes que no escuchan la palabra de Dios y mucho menos la ponen en practica. De manera pues que todos estamos llamados a la santidad y que queda de parte nuestra ser cabritos o ovejas.

El cielo es lo preparado desde la creación. El infierno es el estado fruto del pecado de los ángeles caídos y de los hombres pecadores. Dios quiere salvar a todos, pero los hombres son realmente libres y puedan reaccionar bien o mal.Cielo, o vida eterna, e infierno, o suplicio eterno, premio o castigo por el amor con que se trata al prójimo en sus necesidades. La misericordia llega más allá que la justicia. Es significativa la identificación que hace Jesús del necesitado y sufriente con Él mismo. La solidaridad debe ser la norma del discípulo que quiere alcanzar el reino eterno. Aunque el hombre no sea consciente de ello, Dios contempla las acciones y las omisiones de cada uno, y todos serán juzgados por la calidad de su amor.

miércoles, 17 de junio de 2009

Análisis de la Parábola del hijo prodigo.


Parábola del hijo pródigo:
"Un hombre tenía dos hijos. El más joven de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde. Y les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo más joven, reuniéndolo todo, se fue a un país lejano y malgastó allí su fortuna viviendo lujuriosamente. Después de gastar todo, hubo una gran hambre en aquella región y él empezó a pasar necesidad. Fue y se puso a servir a un hombre de aquella región, el cual lo mandó a sus tierras a guardar cerdos; le entraban ganas de saciarse con las algarrobas que comían los cerdos; y nadie se las daba. Recapacitando, se dijo: ¡cuántos jornaleros de mi padre tienen pan abundante mientras yo aquí me muero de hambre! Me levantaré e iré a mi padre y le diré: padre, he pecado contra el Cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros. Y levantándose se puso en camino hacia la casa de su padre.Cuando aun estaba lejos, lo vio su padre y se compadeció; y corriendo a su encuentro, se le echó al cuello y lo cubrió de besos. Comenzó a decirle el hijo: Padre, he pecado contra el Cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: pronto, sacad el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traed el ternero cebado y matadlo, y vamos a celebrarlo con un banquete; porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado. Y se pusieron a celebrarlo.El hijo mayor estaba en el campo; al volver y acercarse a casa oyó la música y los cantos y, llamando a uno de los criados, le preguntó qué pasaba. Este le dijo: Ha llegado tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado por haberle recobrado sano. Se indignó y no quería entrar, pero su padre salió a convencerlo. El replicó a su padre: Mira cuántos años hace que te sirvo sin desobedecer ninguna orden tuya, y nunca me has dado ni un cabrito para divertirme con mis amigos. Pero en cuanto ha venido este hijo tuyo que devoró tu fortuna con meretrices, has hecho matar para él el ternero cebado. Pero él respondió: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero había que celebrarlo y alegrarse, porque ese hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado.(Lucas 15, 11)

Análisis:
La parábola nos enseña que el camino de creer que todo en la vida no es disfrutar si no una enseñanza del camino del bien no solo de dinero vivimos si no también del amor de una familia lo cual es lo mas grande. El joven al haber gastado todo el dinero no tenia lo más importante que era el amor y decide volver y el padre al verlo lo recibe con los brazos abiertos viendo a que hijo había vuelto se alegro por saber que tenia su hijo otra vez

la actitud del Padre es un desbordarse de cariño: aunque respetando su libertad, el Padre salía diariamente a la espera del hijo; en cuanto le ve llegar, le va al encuentro, le abraza, le besa, no le deja hablar; le prepara un festín, le viste con atuendos elegantisimos, le da el anillo de la reconciliación. Más no se puede pedir, este perdón, es un amor extraordinario.

El hijo mayor también necesita reconciliación. Se puede ver en él, el resentimiento, él, no tiene un corazón como el Padre, y se lamenta de la vuelta de su hermano. El Padre también es misericordioso con él, aunque la parábola no dice si entró en el banquete preparado para el hijo menor.

martes, 16 de junio de 2009

Extracto de la homilía del Papa Benedicto XVI. a los seminaristas en San Pantaleón.


20 de agosto de 2005
Queridos seminaristas:Os saludo a todos con gran afecto, agradeciendo vuestra jovial acogida y, sobre todo, el que hayáis venido a este encuentro desde numerosos Países de los cinco continentes. Me dirijo ante todo al Seminarista, al Sacerdote y al Obispo que nos han ofrecido su testimonio personal. Gracias de corazón. Estoy contento de tener este encuentro con vosotros. He querido que, en el programa de estos días en Colonia, hubiera un encuentro especial con los jóvenes seminaristas, para resaltar de manera más explícita y vigorosa la dimensión vocacional que tienen siempre las Jornadas Mundiales de la Juventud. Seguramente, estáis viviendo esta experiencia con una intensidad muy particular, precisamente porque sois seminaristas, es decir, jóvenes que se encuentran en un tiempo fuerte de búsqueda de Cristo y de encuentro con Él, en vista de una misión importante en la Iglesia. Esto es el seminario: no tanto un lugar, sino un tiempo significativo en la vida de un discípulo de Jesús. Imagino el eco que pueden tener en vuestro interior las palabras del lema de esta vigésima Jornada mundial («Hemos venido a adorarlo») y todo el relato evangélico de los Magos, del que se ha tomado el lema. Este pasaje tiene un valor singular para vosotros, precisamente porque estáis realizando un proceso de discernimiento y comprobación de la llamada al sacerdocio. Sobre esto quisiera detenerme a reflexionar con vosotros."..."

"..." El seminario es un tiempo destinado a la formación y al discernimiento. La formación, como bien sabéis, tiene varias dimensiones que convergen en la unidad de la persona: esa comprende el ámbito humano, espiritual y cultural. Su objetivo más profundo es el de hacer conocer íntimamente aquel Dios que en Jesucristo nos ha mostrado su rostro. Por esto es necesario un estudio profundo de la Sagrada Escritura como también de la fe y de la vida de la Iglesia, en la cual la Escritura permanece como palabra viva. Todo esto debe enlazarse con las preguntas de nuestra razón y, por tanto, con el contexto de la vida humana de hoy. Este estudio, a veces, puede parecer pesado, pero constituye una parte insustituible de nuestro encuentro con Cristo y de nuestra llamada a anunciarlo. Todo contribuye a desarrollar una personalidad coherente y equilibrada, capaz de asumir válidamente la misión presbiteral y llevarla a cabo después responsablemente. El papel de los formadores es decisivo: la calidad del presbiterio en una Iglesia particular depende en buena parte de la del seminario y, por tanto, de la calidad de los responsables de la formación. Queridos seminaristas, precisamente por eso rezamos hoy con viva gratitud por todos vuestros superiores, profesores y educadores, que sentimos espiritualmente presentes en este encuentro. Pidamos a Dios que desempeñen lo mejor posible la tarea tan importante que se les ha confiado. El seminario es un tiempo de camino, de búsqueda, pero sobre todo de descubrimiento de Cristo. En efecto, sólo si tiene una experiencia personal de Cristo, el joven puede comprender en verdad su voluntad y por lo tanto la propia vocación. Cuanto más conoces a Jesús, más te atrae su misterio; cuanto más lo encuentras, más fuerte es el deseo de buscarlo. Es un movimiento del espíritu que dura toda la vida, y que en el seminario pasa como una estación llena de promesas, su «primavera»."..."

"..." El seminario es un tiempo de preparación para la misión. Los Magos «se marcharon a su tierra», y ciertamente dieron testimonio del encuentro con el Rey de los Judíos. También vosotros, después del largo y necesario itinerario formativo del seminario, seréis enviados para ser los ministros de Cristo; cada uno de vosotros volverá entre la gente como alter Christus. En el viaje de retorno, los Magos tuvieron que afrontar seguramente peligros, sacrificios, desorientación, dudas...¡ya no tenían la estrella para guiarlos! Ahora la luz estaba dentro de ellos. Ahora tenían que custodiarla y alimentarla con la memoria constante de Cristo, de su Rostro santo, de su Amor inefable. ¡Queridos seminaristas! Si Dios quiere, también vosotros un día, consagrados por el Espíritu Santo, iniciaréis vuestra misión. Recordad siempre las palabras de Jesús: «Permaneced en mi amor» (Jn 15,9). Si permanecéis en Cristo, daréis mucho fruto. No lo habéis elegido vosotros a Él, sino que Él os ha elegido a vosotros (cf. Jn 15,16). ¡He aquí el secreto de vuestra vocación y de vuestra misión! Está guardado en el corazón inmaculado de María, que vela con amor materno sobre cada uno de vosotros. Recurrid frecuentemente a Ella con confianza. Yo os aseguro mi afecto y mi oración cotidiana, y os bendigo de corazón.

Benedicto XVI.

Tomado de: (http://www.opusdei.org.ve/)

lunes, 15 de junio de 2009

Desconocidos asesinan a un sacerdote y dos seminaristas en México.

MÉXICO D.F., 15 Jun. 09 / 12:23 pm. La prensa local informó que el Arzobispo de Acapulco, Mons. Felipe Aguirre Franco, confirmó que un sacerdote y dos seminaristas fueron asesinados, cuando circulaban en un vehículo en Ciudad Altamirano, en la región de la Tierra Caliente de Guerrero, en México.
Según precisa la nota del diario Milenio, en conferencia de prensa y tras celebrar una Eucaristía en la iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, Mons. Aguirre reportó que el sacerdote Habacuc Hernández Benítez, junto con los seminaristas Eduardo Oregón Benítez y Silvestre González Cambrón, se dirigían a una reunión pastoral vocacional en un vehículo cuando fueron baleados.
"No sabemos hasta ahora como estuvieron las cosas, estamos prejuzgando y reflexionando en que vieron que eran unos jóvenes, había pasado un enfrentamiento y ellos iban en un carro, no se pararon", dijo el Prelado sin dar más detalles sobre el hecho.
El Arzobispo señaló también que "estaremos en Chilpancingo las cuatro Diócesis para reunirnos lunes y el martes; veremos esta situación que se está viviendo en el estado de Guerrero y haremos un comunicado".
Para Mons. Franco, este crimen "es un golpe muy doloroso para Guerrero y para la Iglesia de la diócesis de Altamirano; nos duele el asesinato del sacerdote y los jóvenes, quienes estaban en un seminario en familia", al tiempo que exigió el cese de la violencia.
"Nos convertimos en rehenes en esta confrontación violenta de ajustes de cuenta de los carteles que están sobre nosotros, eso también contagia a personas, pues imitan estas acciones violentas y quieren llevar acabo lo que es la ley de la selva", afirmó.
Tras denunciar que la sociedad "se está cainizando, es decir el hermano que mata al hermano", el Prelado aseguró que ante estos hechos no solicitarán seguridad.
"Necesitamos la ayuda de Dios, pero no hay pánico, sólo tomaremos las precauciones necesarias para evitar confusiones", concluyó.(Tomado de: Aciprensa.com).

Una vez más esta demostrado. Se esta tentando contra la Iglesia, y no solo la Iglesia sino también a la vida; por parte de personas que creen tener derecho ha hacer esto.

Debemos tomar la delantera y organizarnos para hacer justicia, claro confiando en la ayuda de Dios. No tomándola en nuestras manos pues caeríamos en el mismo juego que estos cobardes, que atentan contra la vida de inocentes.

Ya para despedirme, "Pueblo de Dios despierta y reacciona" ante los acontecimientos de la Vida no podemos permitir que se siga derramando la sangre de inocentes, simple y llanamente por que a unos pocos así les plasca.

Benedicto XVI recibio a los obispos venezolanos en su visita ad limina

El santo padre Benedicto XVI recibo este pasado lunes 08 de junio a la conferencia episcopal venezolana, con motivo de su VISITA AD LIMINA que nuestros obispos realizan a la cuidad de Roma.



Mons. Ubaldo Ramón Santana Sequera, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, al saludar al Santo Padre se refirió entre otras cosas, a la situación actual de la iglesia en su País, destacando que ha sido puesto un particular empeño en el iluminar desde la fe el difícil camino por el que viene transitando el pueblo venezolano, desde hace 10 años.Por este motivo, el Papa los alentó con las siguientes palabras: “En efecto, los retos que debéis afrontar en vuestra labor pastoral son cada vez más abundantes y difíciles, viéndose además en los últimos tiempos incrementados por una grave crisis económica mundial. Sin embargo, el momento actual ofrece también numerosos y verdaderos motivos de esperanza, de esa esperanza capaz de llenar los corazones de todos los hombres, y que "sólo puede ser Dios, el Dios que nos ha amado y que nos sigue amando hasta el extremo".



Benedicto XVI recomendó a los Obispos que presten particular atención de los sacerdotes y de sus colaboradores en el ministerio episcopal así como cuidado en la preparación selección y formación que se ofrece en los seminarios. Al referirse a los fieles laicos, que participan según su modo específico en la misión salvífica de la Iglesia el Papa recordó que ellos están llamados a iluminar y ordenar las realidades temporales de modo que respondan al designio amoroso de Dios, por lo que se les debe ofrecer, entre otras cosas, un adecuado conocimiento de la doctrina social de la Iglesia.



Antes de concluir su mensaje y saludar al amado pueblo venezolano, el Papá dijo: “En este sentido, aprecio vuestro empeño por irradiar la luz del Evangelio sobre los acontecimientos de mayor relevancia que afectan a vuestro país, sin otros intereses que la difusión de los más genuinos valores cristianos, con vistas también a favorecer la búsqueda del bien común, la convivencia armónica y la estabilidad social. Os confío de un modo particular a quienes pasan necesidad. Seguid fomentando las múltiples iniciativas de caridad de la Iglesia en Venezuela, de modo que nuestros hermanos más indigentes puedan experimentar la presencia entre ellos de Aquel que dio su vida en la Cruz por todos los hombres.



Entre los prelados recibidos por el Papa se encuentran nuestros Obispos: Mons. Manuel Felipe Diaz Sanchez (Arzobispo de Calabozo) y Mons. Cesar Ramón Ortega Herrera (Obispo de Barcelona)



















En Corpus Christi, Benedicto XVI pide a sacerdotes auténtica devoción a la Eucaristía.


Al celebrar la solemnidad del Corpus Christi, el Papa Benedicto XVI pidió a los sacerdotes dar un testimonio a los fieles de auténtica devoción a la Eucaristía tanto en la celebración del sacramento como en los momentos que dediquen a la oración ante el Santísimo.
El Pontífice celebró la Eucaristía en el atrio de la Basílica de San Juan de Letrán y posteriormente presidió la procesión eucarística hasta la Basílica de Santa María la Mayor.
En la homilía, comentó las palabras que pronuncia el sacerdote en el momento de la consagración: "Esto es mi cuerpo"; "Esta es mi sangre".
A los sacerdotes, pidió "¡ser Eucaristía! Que esto sea precisamente nuestro deseo y nuestro empeño constante, para que a la oferta del Cuerpo y de la Sangre del Señor que hacemos sobre el altar, se una el sacrificio de nuestra existencia. Cada día obtenemos del Cuerpo y Sangre del Señor aquel amor libre y puro que nos hace dignos ministros de Cristo y testigos de su alegría. Esto es lo que los fieles esperan del sacerdote: el ejemplo de una auténtica devoción a la Eucaristía; desean ver que transcurre muchos momentos de silencio y de adoración ante Jesús, como hacía el santo cura de Ars, que recordaremos de modo particular durante el inminente Año Sacerdotal".
"Conscientes de nuestra indignidad a causa de los pecados, pero necesitados de alimentarnos del amor que el Señor nos ofrece en el sacramento eucarístico, renovamos esta tarde nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. ¡No hay que dar por descontada esta fe!", advirtió.
Asimismo, explicó que "hoy existe el riesgo de una secularización que va penetrando incluso dentro de la Iglesia, que puede traducirse en un culto eucarístico formal y vacío, en celebraciones carentes de esa participación del corazón, que se expresa en veneración y respeto por la liturgia".
El Papa señaló que "siempre es fuerte la tentación de reducir la oración a momentos superficiales y apresurados, dejándose llevar por las actividades y las preocupaciones terrenas".
Benedicto XVI subrayó que "con la Eucaristía el cielo baja sobre la tierra, el mañana de Dios desciende en el presente y el tiempo queda como abrazado por la eternidad divina".
Durante la tradicional procesión eucarística, terminó, "diremos al Señor, en nombre de toda la ciudad de Roma: ¡Quédate con nosotros, Jesús; danos el pan que nos alimenta para la vida eterna! Libera a este mundo del veneno del mal, de la violencia y del odio que contamina las conciencias; purifícalo con la potencia de tu amor misericordioso".
Miles de fieles acompañaron el Santísimo Sacramento rezando y cantando durante la procesión eucarística, que recorriendo la Vía Merulana conduce a la Basílica de Santa María la Mayor. Un vehículo descubierto transportó el Santísimo en una custodia, frente a la cual iba el Papa arrodillado en un reclinatorio. (tomado de aciprensa.com)

sábado, 13 de junio de 2009

Bienvenidos a mi blog


Bienvenidos, a un nuevo blog, introducido para todos ustedes, espero nos visiten y nos apoyen. Este blog cuenta con la participaciòn de algunos seminaristas de: Ciudad Bolívar, Barcelona y Calabozo. la idea es compartir dudas y también dejar comentarios de lo que no tengan claro. buenas noches, bendiciones.


esperamos les guste.