jueves, 25 de junio de 2009

Este domingo el Papa presidirá clausura del Año Paulino

La Oficina de Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice dio a conocer que el Papa Benedicto XVI presidirá este domingo 28 de junio las Vísperas de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, en ocasión de la clausura del Año Paulino en la Basílica de San Pablo de Extramuros.
Asimismo, explica el breve comunicado, el lunes 29 de junio, el Santo Padre presidirá en la Basílica de San Pedro la Eucaristía con los nuevos arzobispos metropolitanos a quienes impondrá el palio.VATICANO, 23 Jun. 09 / 09:31 am. (Tomado de aciprensa.com).

El próximo, lunes 29 de junio, Solemnidad de los Santos Apóstoles, Pedro y Pablo, Benedicto XVI presidirá, a las 9.30 de la mañana, en la basílica Vaticana, la concelebración de la Eucaristía con algunos arzobispos metropolitanos, a los cuales impondrá el sagrado Palio ante la Confesión del Apóstol Pedro.Los arzobispos que lo recibirán son treinta y cuatro, entre los cuales:- tres de México: Mons. Domingo Díaz Martínez, arzobispo de Tulancingo, Mons. Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla de Los Ángeles y Mons. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla.- dos arzobispos de España: Mons. Carlos Osoro Sierra; de Valencia y Mons. Braulio Rodríguez Plaza, de Toledo. - uno respectivamente de Colombia, Mons. Ismael Rueda Sierra, arzobispo de Bucaramanga; Venezuela, Mons. Manuel Felipe Díaz Sánchez, arzobispo de Calabozo y El Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador.
Recordamos que el palio es un ornamento del Papa y de los arzobispos metropolitanos. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, de la que se destacan seis cruces de bordadas en seda negra. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión.Se supone que su origen se remonta a la imitación del omophorion griego, ornamento que desde principios del siglo V llevaban los obispos de Oriente como emblema de su dignidad y oficio pastoral, simbolizando la oveja que va sobre los hombros del Buen Pastor. En Occidente, en cambio, fue ornamento propio del Sumo Pontífice desde el siglo V.
Originariamente, el palio consistía en una pieza de vestidura que se replegaba a manera de banda, pero a partir del siglo VI, tomó la forma de cinta, y desde el IX al X se le dio una forma casi idéntica a la actual, con las seis cruces negras a partir del siglo XV.Recordamos asimismo que el palio se confecciona con la lana de los corderos que el Papa bendice en la fiesta de Santa Inés, el 21 de enero, en una capilla del Palacio Apostólico.
El emblema de Santa Inés es un cordero, por la similitud de su nombre en latín “Agnes”, con la palabra cordero en latín “agnus”. En esa ocasión le presentan al Papa dos corderos adornados uno con flores blancas –que simboliza la virginidad de Santa Inés- y el otro con flores rojas –que simboliza su martirio-. Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, en la Vía Nomentana de Roma, donde está enterrada la santa, y son criados por los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes. Posteriormente, los palios son confeccionados por las religiosas benedictinas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada. Luego se los coloca en un cofre sobre la tumba de San Pedro en la Basílica Vaticana, y en la Misa de la fiesta de San Pedro y San Pablo, es decir el próximo 29 de junio, son bendecidos y entregados solemnemente por el Papa a los nuevos arzobispos nombrados durante el año. Cuando el Papa no puede hacer personalmente la entrega del palio le corresponde al cardenal Protodiácono, el mismo que anuncia a la Ciudad y al Mundo la elección de un nuevo Papa.
El Santo Padre, Benedicto XVI ha decidido usar un palio muy similar a los que se usaban antes del siglo X, con cinco cruces rojas que recuerdan las cinco llagas de Cristo.

miércoles, 24 de junio de 2009

Presentan Oración del Papa Benedicto XVI para el Año Sacerdotal

La Santa Sede dio a conocer la oración que el Papa Benedicto XVI ha compuesto para el Año Sacerdotal que el Pontífice inauguró el pasado viernes 19 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y Jornada de Santificación Sacerdotal, y que conmemora el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, el Cura de Ars.
A continuación, el texto de la oración:

"Señor Jesús
En San Juan María Vianney Tú has querido dar a la Iglesia la imagen viviente y una personificación de tu caridad pastoral.
Ayúdanos a bien vivir en su compañía, ayudados por su ejemplo en este Año Sacerdotal.
Haz que podamos aprender del Santo Cura de Ars delante de tu Eucaristía; aprender cómo es simple y diaria tu Palabra que nos instruye, cómo es tierno el amor con el cual acoges a los pecadores arrepentidos, cómo es consolador abandonarse confidencialmente a tu Madre Inmaculada, cómo es necesario luchar con fuerza contra el Maligno.
Haz, Señor Jesús, que, del ejemplo del Santo Cura de Ars, nuestros jóvenes sepan cuánto es necesario, humilde y generoso el ministerio sacerdotal, que quieres entregar a aquellos que escuchan tu llamada.
Haz también que en nuestras comunidades –como en aquel entonces la de Ars– sucedan aquellas maravillas de gracia, que tu haces que sobrevengan cuanto un sacerdote sabe 'poner amor en su parroquia'.
Haz que nuestras familias cristianas sepan descubrir en la Iglesia su casa –donde puedan encontrar siempre a tus ministros– y sepan convertir su casa así de bonita como una iglesia.
Haz que la caridad de nuestros Pastores anime y encienda la caridad de todos los fieles, en tal manera que todas las vocaciones y todos los carismas, infundidos por el Espíritu Santo, puedan ser acogidos y valorizados.
Pero sobre todo, Señor Jesús, concédenos el ardor y la verdad del corazón a fin de que podamos dirigirnos a tu Padre celestial, haciendo nuestras las mismas palabras, que usaba San Juan María Vianney:
'Te amo, mi Dios, y mi solo deseo
es amarte hasta el último respiro de mi
vida.
Te amo, oh Dios infinitamente amable,
y prefiero morir amándote
antes que vivir un solo instante si amarte.
Te amo, Señor, y la única gracia que te pido
es aquella de amarte eternamente.
Dios mío, si mi lengua
no pudiera decir que te amo en cada instante,
quiero que mi corazón te lo repita
tantas veces cuantas respiro.
Ti amo, oh mi Dios Salvador,
porque has sido crucificado por mí,
y me tienes acá crucificado por Ti.
Dios mío, dame la gracia de morir amándote
y sabiendo que te amo'. Amén.

Tomado: Aciprensa.com

Es de Gran alegría para muchos de nosotros el Saber que ya se posee una oración especial para orar por los Sacerdotes en este Año Santo Sacerdotal, y no solo este año si no siempre para que perseveren en el servicio a Dios a través del prójimo.

Cabe destacar que todo lo que el Santo Padre esta realizando lo hace con la guia del Espíritu Santo, y que lo que busca es mantener la Fe viva de la Iglesia, y la confianza de los fieles en los Sacerdotes.

Identificarse totalmente con Cristo, pide el Papa a presbíteros en Año Sacerdotal


Al referirse hoy en la Audiencia General de los miércoles al Año Sacerdotal que inauguró el pasado 19 de junio, el Papa Benedicto XVI resaltó que los presbíteros, a ejemplo de San Juan María Vianney y San Pablo, deben identificarse totalmente con Cristo, renovando además su aspiración a la perfección espiritual.
El Pontífice explicó las razones por las que ha querido celebrar este especial Año Sacerdotal, en ocasión del 150 aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, "que aparentemente no hizo nada de extraordinario". "La Providencia divina ha hecho que su figura se uniese a la de San Pablo. (...) Si los dos santos siguieron caminos muy diferentes,(...) existe sin embargo una cosa fundamental que los une: su identificación total con el propio ministerio, su comunión con Cristo", añadió.
Seguidamente el Santo Padre señaló que "el objetivo de este Año Sacerdotal es renovar en cada uno de los presbíteros la aspiración a la perfección espiritual, de la que depende en gran medida la eficacia de su ministerio. Asimismo, esta iniciativa servirá para ayudar a los sacerdotes y a todo el Pueblo de Dios a volver a descubrir y reforzar la conciencia del don de gracia extraordinario e indispensable que supone el ministerio ordenado para quien lo ha recibido, para toda la Iglesia y para el mundo, que sin la presencia real de Cristo estaría perdido".
Para el Papa "en un mundo en el que la visión común de la vida comprende cada vez menos lo sagrado, donde la 'funcionalidad' es la única y decisiva categoría, la concepción católica del sacerdocio podría correr el riesgo de perder su consideración natural, a veces incluso dentro de la conciencia eclesial".
Benedicto XVI precisó luego que existen actualmente dos concepciones del sacerdocio, "que en realidad no se contraponen: una social-funcional que define la esencia del sacerdocio con el concepto de 'servicio' y otra sacramental-ontológica, que (...) considera que el ser ministro está determinado por un don concedido por el Señor a través de la mediación de la Iglesia, cuyo nombre es sacramento".
Tras preguntarse "¿qué significa evangelizar para los sacerdotes y en qué consiste el primado del anuncio?", el Papa resaltó que "el anuncio coincide con la persona misma de Cristo; (...) el presbítero no se puede considerar 'dueño' de la palabra, sino siervo".
"Sólo la participación en el sacrificio de Cristo, en su 'chenosi', (...) y la obediencia dócil a la Iglesia, hace auténtico el anuncio. El sacerdote es siervo de Cristo, en el sentido de que su existencia, configurada a El ontológicamente, asume un carácter esencialmente relacional: es 'in' Cristo, 'per' Cristo y 'con' Cristo al servicio de los seres humanos. Precisamente porque pertenece a Cristo, el presbítero está totalmente al servicio de ellos", explicó el Santo Padre.
Finalmente el Papa expresó su deseo de que "el Año Sacerdotal lleve a todos los sacerdotes a identificarse totalmente con Cristo crucificado y resucitado, para que a imitación de San Juan Bautista, de quien hoy celebramos la natividad, estén dispuestos a 'disminuir' para que Él crezca, y así, siguiendo también el ejemplo del Cura de Ars, perciban constantemente y en profundidad la responsabilidad de su misión, que es signo y presencia de la misericordia infinita de Dios".
VATICANO, 24 Jun. 09 / 09:33 am
tomado de aciprensa.com

Este llamado de conciensia, al que el Santo Padre ha realizado a los Sacerdotes, es de caracter importantisimo para la mejor vivencia de la Fe y Espiritualidad cristiana; vemos el ejemplo que nos comenta el Santo Padre en su mensaje. "Los Sacerdotes deben de tener una prefiguracion con Cristo Sacerdote eterno y unico".

Y como lograrlo sino a través del fortalecimiento de sus espiritualidad, tomando el ejemplo de Santidad de estos dos hombres de Dios como lo fueron: San Pablo, Apostol de los gentiles y el Santo Crua de Ars, que como Bien cita el Papa: "No hizo cosas extraordinarias en su vida como las de San Pablo" pero se esforzo por llevar a Dios a ese pueblo donde abundaba el pecado y no se dio por vencido hasta llevar el mensaje del evangelio a todos los habitantes del lugar.

Pidamos a estos dos hombres de Fe como son: San Pablo y San Juan Mª Vianney que intercedan ante Dios por Todo el Pueblo Sacerdotal para que El, Tenga Misericordia de ellos y los fortalezca para seguir en el camino emprendido.

jueves, 18 de junio de 2009

``El discípulo amado´´



San Juan apóstol y evangelista autor del cuarto evangelio, a quien se distingue como el discípulo amado, era un judío de Galilea, hijo de zebedeo y hermano de Santiago el mayor.


El propio Jesucristo les puso a Juan y a Santiago el sobrenombre ``Hijos del trueno´´ aunque no se sabe si lo hizo como una recomendación o bien a causa de su temperamento.


Se dice que Juan era el mas joven de los apóstoles y que sobrevivió a todos los demás. es el único apóstol que no murió martirizado. A causa de su fe y por permanecer hasta los últimos momentos del señor quedo al cuidado de María la madre de Jesús.


su fiesta se celebra el 27 de diciembre y su ÉTIMO. Juan: ´´Dios es misericordioso´´.

Insignias Episcopales

Mitra: Es la prenda de tela para la cabeza, alta y apuntada que visten los obispos en las grandes solemnidades y en las misas. Hasta el siglo X, era una simple banda de oro con la que los obispos se ceñían la cabeza; ahora es una especie de gorro con dos picos en la parte superior y dos tiras de la misma tela que cuelgan por la espalda. Es un ornamento de honor y una señal de poder.

Báculo: Es el símbolo más antiguo de la autoridad y, en el Obispo, proclama al padre, al juez y al pastor.

Casulla: Es la vestidura que se pone el obispo sobre las demás prendas. Consiste en una pieza alargada con una abertura en el centro para pasar la cabeza. Es el símbolo de caridad, que hace dulce y suave el yugo de Jesucristo.
Se usan en diferentes colores:
Blanco: Representa las fiestas y solemnidades.
Verde: Se utiliza en tiempo ordinario.
Rojo: Representa las fiestas de los mártires y misas especiales de los santos mártires.
Morado: Para la Semana Santa y cuaresma, así como para la misa de difuntos.

Alba: Es una amplia túnica que cubre al celebrante de arriba a abajo y se sujeta a la cintura con un cíngulo, simboliza la pureza del corazón que el sacerdote ha de llevar al altar.

La casulla y el alba es una vestimenta tanto de los Obispos como de los Presbiteros

Insignias propias del Sumo Pontífice
La Sotana Blanca.
La Banda de Seda Blanca, adornada con el Escudo Papal.
El Solideo Blanco en la cabeza.
El Anillo del Pescador. (Pastor Supremo de la Iglesia).
El Pectoral. (Un crucifijo de oro en el pecho, sobre la Sotana Blanca).
La Capa Roja.
Las Sandalias color Vino.
La tiara: Mitra alta ceñida por 3 coronas. (después del concilio vaticano II quedo en desuso)

aciprensa.com

la fragilidad de los sacerdotes

Los sacerdotes recordemos que son hombres de Dios y criaturas de el por ello cada vez que sale de nuestra tierra un nuevo Sacerdote es solo por la voluntad de Dios padre, Padre que se muestra antes sus hijos como un Padre amoroso y misericordioso tanto así que muestra su gran cariño otorgándonos dones, dones que debemos saber utilizarlos y no esconderlos o apoderarnos de El. son obsequio que el nos dio y que también no los puede quitar el no da cosas sino encuentra a nuestro alcance mas bien nos da para que trabajemos para el pero no como esclavos sino como mayordomos trabajo que hacemos para el crecimiento de la Iglesia y de nuestro Reino.

El Sacrificio


El sacrificio es un mensaje de reflexión para cada una de las personas que de una u otra manera buscan mantener un dialogo amoroso con Dios; Dándonos a conocer que todo sacrificio de Fe, Esperanza, Dialogo, Amor, Comprensión nos permite analizar el llamado de Dios a ser fieles en nuestro camino