jueves, 25 de junio de 2009

Este domingo el Papa presidirá clausura del Año Paulino

La Oficina de Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice dio a conocer que el Papa Benedicto XVI presidirá este domingo 28 de junio las Vísperas de la Solemnidad de San Pedro y San Pablo, en ocasión de la clausura del Año Paulino en la Basílica de San Pablo de Extramuros.
Asimismo, explica el breve comunicado, el lunes 29 de junio, el Santo Padre presidirá en la Basílica de San Pedro la Eucaristía con los nuevos arzobispos metropolitanos a quienes impondrá el palio.VATICANO, 23 Jun. 09 / 09:31 am. (Tomado de aciprensa.com).

El próximo, lunes 29 de junio, Solemnidad de los Santos Apóstoles, Pedro y Pablo, Benedicto XVI presidirá, a las 9.30 de la mañana, en la basílica Vaticana, la concelebración de la Eucaristía con algunos arzobispos metropolitanos, a los cuales impondrá el sagrado Palio ante la Confesión del Apóstol Pedro.Los arzobispos que lo recibirán son treinta y cuatro, entre los cuales:- tres de México: Mons. Domingo Díaz Martínez, arzobispo de Tulancingo, Mons. Víctor Sánchez Espinosa, arzobispo de Puebla de Los Ángeles y Mons. Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla.- dos arzobispos de España: Mons. Carlos Osoro Sierra; de Valencia y Mons. Braulio Rodríguez Plaza, de Toledo. - uno respectivamente de Colombia, Mons. Ismael Rueda Sierra, arzobispo de Bucaramanga; Venezuela, Mons. Manuel Felipe Díaz Sánchez, arzobispo de Calabozo y El Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador.
Recordamos que el palio es un ornamento del Papa y de los arzobispos metropolitanos. Tiene la forma de una faja circular que carga sobre los hombros y de la cual penden ante el pecho y en la espalda dos tiras rectangulares, todo de lana blanca, de la que se destacan seis cruces de bordadas en seda negra. Suele adornarse con tres clavos metálicos, que recuerdan los clavos de la Pasión.Se supone que su origen se remonta a la imitación del omophorion griego, ornamento que desde principios del siglo V llevaban los obispos de Oriente como emblema de su dignidad y oficio pastoral, simbolizando la oveja que va sobre los hombros del Buen Pastor. En Occidente, en cambio, fue ornamento propio del Sumo Pontífice desde el siglo V.
Originariamente, el palio consistía en una pieza de vestidura que se replegaba a manera de banda, pero a partir del siglo VI, tomó la forma de cinta, y desde el IX al X se le dio una forma casi idéntica a la actual, con las seis cruces negras a partir del siglo XV.Recordamos asimismo que el palio se confecciona con la lana de los corderos que el Papa bendice en la fiesta de Santa Inés, el 21 de enero, en una capilla del Palacio Apostólico.
El emblema de Santa Inés es un cordero, por la similitud de su nombre en latín “Agnes”, con la palabra cordero en latín “agnus”. En esa ocasión le presentan al Papa dos corderos adornados uno con flores blancas –que simboliza la virginidad de Santa Inés- y el otro con flores rojas –que simboliza su martirio-. Luego, los corderos son llevados a la Basílica de Santa Inés, en la Vía Nomentana de Roma, donde está enterrada la santa, y son criados por los padres trapenses de la Abadía de las Tres Fuentes. Posteriormente, los palios son confeccionados por las religiosas benedictinas de Santa Cecilia con la lana recién esquilada. Luego se los coloca en un cofre sobre la tumba de San Pedro en la Basílica Vaticana, y en la Misa de la fiesta de San Pedro y San Pablo, es decir el próximo 29 de junio, son bendecidos y entregados solemnemente por el Papa a los nuevos arzobispos nombrados durante el año. Cuando el Papa no puede hacer personalmente la entrega del palio le corresponde al cardenal Protodiácono, el mismo que anuncia a la Ciudad y al Mundo la elección de un nuevo Papa.
El Santo Padre, Benedicto XVI ha decidido usar un palio muy similar a los que se usaban antes del siglo X, con cinco cruces rojas que recuerdan las cinco llagas de Cristo.