jueves, 18 de junio de 2009

El tesoro escondido



Parábola
El reino de los cielos es como un tesoro escondido en un terreno. Un hombre encuentra el tesoro, y lo vuelve a esconder allí mismo; lleno de alegría, va y vende todo lo que tiene, y compra ese terreno. (Mt. 13.44)
Reflexión:
El reino esta escondido porque nuestros ojos no lo quieren ver, no es que Dios tenga predilección por algunos el desea la salvación de todos los hombres; pero debido al pecado original, con la desobediencia de nuestros padres las potencias del hombre hecho a imagen y semejanza de Dios: Mente, corazón y voluntad fueron inclinados al mal.
Este tesoro que es La Verdad revelada por Dios para la salvación de los hombres, esta escondido en un Terreno que los expertos en exégesis bíblica denominan como la Iglesia la cual sostiene y defiende la verdad (1Tm 3.15).
La parábola nos cuenta algo que en la historia hemos podido constatar, quien encuentra el tesoro escondido (Jesús), primero se llena de gran alegría y gozo espiritual ya que su vida ha adquirido un nuevo horizonte, todo tiene sentido hasta el dolor y la muerte a los que el hombre teme tanto. Y en segundo lugar nos narra la parábola que va y vende todo lo que tiene y compra ese terreno.
¿Qué es lo ha hecho que tantos hombres y mujeres en la historia abandonaran sus antiguos ideales para seguir a Cristo? San Francisco dejando su riqueza asumió la más dura pobreza por amor a Dios, Santa Teresa dejó sus deseos de misión para encerrarse en un convento y tras las rejas de la más dura clausura a la que ella libremente aceptaba se declarara la mujer más feliz del mundo, la madre Teresa de Calcuta renunció a la cómoda vida de profesora en un internado para buscar a Jesús en los pobres más pobres de Calcuta.
¿Cuál será el brillo de ese tesoro al que nadie puede resistirse? Solo quien ha tenido una experiencia con el Resucitado puede comprender su hermosura y su valor. Hoy son muchos los hombres que lo han encontrado, pero muchos más los que ni siquiera saben que existe.