jueves, 18 de junio de 2009


El amor de Dios es impresionante , no vale la pena vivir sin naufragar en las profundidades de su amor. Amar es esperarlo todo, soportarlo todo, vivirlo todo, sufrirlo todo y solo podemos amar si alguien que posee realmente no los comparte.