jueves, 18 de junio de 2009

Año Sacerdotal debe promover renovación interior de todos los sacerdotes, explica el Papa


A Ejemplo del Santo Cura de Ars.

Año Sacerdotal debe promover renovación interior de todos los sacerdotes, explica el Papa.


En una extensa y personal carta dirigida a los presbíteros del mundo en ocasión del inicio este viernes 19 de junio del Año Sacerdotal convocado en el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, Patrono de los Párrocos, el Papa Benedicto XVI resaltó que este tiempo debe promover "el compromiso de renovación interior de todos los sacerdotes, para que su testimonio evangélico en el mundo de hoy sea más intenso e incisivo".
En el texto dado a conocer hoy en inglés, francés, español, italiano, alemán, portugués y polaco, el Santo Padre recordó como "'el Sacerdocio es el amor del corazón de Jesús', repetía con frecuencia el Santo Cura de Ars. Esta conmovedora expresión nos da pie para reconocer con devoción y admiración el inmenso don que suponen los sacerdotes, no sólo para la Iglesia, sino también para la humanidad misma".
Seguidamente Benedicto XVI señala que esta expresión del Santo Cura de Ars "evoca también la herida abierta en el Corazón de Cristo y la corona de espinas que lo circunda. Y así, pienso en las numerosas situaciones de sufrimiento que aquejan a muchos sacerdotes, porque participan de la experiencia humana del dolor en sus múltiples manifestaciones o por las incomprensiones de los destinatarios mismos de su ministerio: ¿Cómo no recordar tantos sacerdotes ofendidos en su dignidad, obstaculizados en su misión, a veces incluso perseguidos hasta ofrecer el supremo testimonio de la sangre?"
Al referirse luego de las infidelidades de algunos de los ministros de la Iglesia, el Santo Padre precisa que en estos casos "es el mundo el que sufre el escándalo y el abandono. Ante estas situaciones, lo más conveniente para la Iglesia no es tanto resaltar escrupulosamente las debilidades de sus ministros, sino renovar el reconocimiento gozoso de la grandeza del don de Dios, plasmado en espléndidas figuras de Pastores generosos, religiosos llenos de amor a Dios y a las almas, directores espirituales clarividentes y pacientes".
"Queridos hermanos en el Sacerdocio, pidamos al Señor Jesús la gracia de aprender también nosotros el método pastoral de San Juan María Vianney. En primer lugar, su total identificación con el propio ministerio. En Jesús, Persona y Misión tienden a coincidir: toda su obra salvífica era y es expresión de su 'Yo filial', que está ante el Padre, desde toda la eternidad, en actitud de amorosa sumisión a su voluntad".
Centralidad de la Reconciliación
Benedicto XVI resalta después que "los sacerdotes no deberían resignarse nunca a ver vacíos sus confesonarios ni limitarse a constatar la indiferencia de los fieles hacia este sacramento. En Francia, en tiempos del Santo Cura de Ars, la confesión no era ni más fácil ni más frecuente que en nuestros días, pues el vendaval revolucionario había arrasado desde hacía tiempo la práctica religiosa. Pero él intentó por todos los medios, en la predicación y con consejos persuasivos, que sus parroquianos redescubriesen el significado y la belleza de la Penitencia sacramental, mostrándola como una íntima exigencia de la presencia eucarística".
"Supo iniciar así un 'círculo virtuoso'. Con su prolongado estar ante el sagrario en la Iglesia, consiguió que los fieles comenzasen a imitarlo, yendo a visitar a Jesús, seguros de que allí encontrarían también a su párroco, disponible para escucharlos y perdonarlos", añade.
Seguidamente el Papa destaca cómo "el Cura de Ars consiguió en su tiempo cambiar el corazón y la vida de muchas personas, porque fue capaz de hacerles sentir el amor misericordioso del Señor. Urge también en nuestro tiempo un anuncio y un testimonio similar de la verdad del Amor: 'Deus caritas est' (1 Jn 4, 8)".
"Con la Palabra y con los Sacramentos de su Jesús, Juan María Vianney edificaba a su pueblo, aunque a veces se agitaba interiormente porque no se sentía a la altura, hasta el punto de pensar muchas veces en abandonar las responsabilidades del ministerio parroquial para el que se sentía indigno. Sin embargo, con un sentido de la obediencia ejemplar, permaneció siempre en su puesto, porque lo consumía el celo apostólico por la salvación de las almas".
Consejos evangélicos
El Cura de Ars, subraya luego Benedicto XVI, "supo vivir los 'consejos evangélicos' de acuerdo a su condición de presbítero. En efecto, su pobreza no fue la de un religioso o un monje, sino la que se pide a un sacerdote: a pesar de manejar mucho dinero (ya que los peregrinos más pudientes se interesaban por sus obras de caridad), era consciente de que todo era para su iglesia, sus pobres, sus huérfanos, sus niñas de la 'Providence', sus familias más necesitadas".
"También su castidad era la que se pide a un sacerdote para su ministerio. Se puede decir que era la castidad que conviene a quien debe tocar habitualmente con sus manos la Eucaristía y contemplarla con todo su corazón arrebatado y con el mismo entusiasmo la distribuye a sus fieles. Decían de él que 'la castidad brillaba en su mirada', y los fieles se daban cuenta cuando clavaba la mirada en el sagrario con los ojos de un enamorado".
En cuanto a la obediencia, precisa el Santo Padre, en San Juan María Vianney esta quedó plasmada "totalmente en la entrega abnegada a las exigencias cotidianas de su ministerio. Se sabe cuánto le atormentaba no sentirse idóneo para el ministerio parroquial y su deseo de retirarse 'a llorar su pobre vida, en soledad'. Sólo la obediencia y la pasión por las almas conseguían convencerlo para seguir en su puesto".
"En el contexto de la espiritualidad apoyada en la práctica de los consejos evangélicos, me complace invitar particularmente a los sacerdotes, en este Año dedicado a ellos, a percibir la nueva primavera que el Espíritu está suscitando en nuestros días en la Iglesia, a la que los Movimientos eclesiales y las nuevas Comunidades han contribuido positivamente. 'El Espíritu es multiforme en sus dones... Él sopla donde quiere. Lo hace de modo inesperado, en lugares inesperados y en formas nunca antes imaginadas... Él quiere vuestra multiformidad y os quiere para el único Cuerpo'".
"Quisiera añadir además, en línea con la Exhortación apostólica 'Pastores dabo vobis' del Papa Juan Pablo II, que el ministerio ordenado tiene una radical 'forma comunitaria' y sólo puede ser desempeñado en la comunión de los presbíteros con su Obispo. Es necesario que esta comunión entre los sacerdotes y con el propio Obispo, basada en el sacramento del Orden y manifestada en la concelebración eucarística, se traduzca en diversas formas concretas de fraternidad sacerdotal efectiva y afectiva. Sólo así los sacerdotes sabrán vivir en plenitud el don del celibato y serán capaces de hacer florecer comunidades cristianas en las cuales se repitan los prodigios de la primera predicación del Evangelio".
Tras recordar la especial piedad mariana de San Juan María Vianney, el Pontífice resalta al concluir la carta que "la fe en el Maestro divino nos da la fuerza para mirar con confianza el futuro. Queridos sacerdotes, Cristo cuenta con vosotros. A ejemplo del Santo Cura de Ars, dejaos conquistar por Él y seréis también vosotros, en el mundo de hoy, mensajeros de esperanza, reconciliación y paz", concluye el Papa.
Para leer la carta completa puede ingresar a:

1 comentario:

giovanni paolo dijo...

hoy dia del corazon de jesus daremos inicio a este año sacerdotal convocado en honor a san juan maria Vianney patrono de los parrocos, que a ejemplo de este santo, nuestros sacerdotes renueven y viva los compromisos de su ordenacion... viva nuestros sacerdotes